Artritis del pie y el tobillo

tobillo-artricenter

​El dolor y la rigidez que usted siente en los pies y los tobillos a medida que pasan los años puede ser artritis. Si no se trata, este dolor persistente puede empeorar y, eventualmente, ser tan insoportable que ya no le permita caminar, incluso distancias cortas. La artritis grave puede restringir su movilidad y limitar su calidad de vida, pero con el tratamiento adecuado, puede disminuir el avance de la artritis y tener una vida más productiva.


¿Qué es la artritis? 

La artritis es un término amplio para una serie de afecciones que destruyen el funcionamiento de una articulación normal.

La artritis puede afectar la espalda, cuello, cadera, rodillas, hombros o manos, pero también los pies y tobillos. Alrededor de la mitad de las personas entre los 60 y 70 años tiene artritis en los pies o en los tobillos que puede no provocar síntomas.

Existen distintos tipos de artritis. El tipo más común, es la Osteoartritis que se produce a raíz del daño por “desgaste y desgarro” del cartílago de la articulación (el tejido blando entre los huesos de la articulación) que aparece con los años. El resultado es inflamación, enrojecimiento, hinchazón y dolor en la articulación.

Además, una lesión repentina y traumática, como un hueso roto, ligamento desgarrado o esguince de tobillo moderado pueden hacer que la articulación lesionada se vuelva artrítica en el futuro. A veces, una lesión traumática produce artritis en la articulación lesionada, pese a que la articulación haya recibido una adecuada atención médica al momento de la lesión.

Otro de los tipos más comunes es la artritis reumatoide, es una afección inflamatoria provocada por una irritación del revestimiento de la articulación (la sinovia). Las personas que padecen Artritis Reumatoide durante al menos 10 años, casi siempre desarrollan artritis en alguna parte del pie o tobillo.

Otros tipos de artritis inflamatoria incluyen la gota, el lupus, la espondilitis anquilosante y la artritis psoriásica.

Anatomía del pie

El pie tiene 26 huesos y más de 30 articulaciones. Estos se mantienen unidos por bandas fuertes de tejido, llamadas ligamentos. Los músculos, los tendones y ligamentos trabajan junto con las diversas articulaciones del pie para controlar el movimiento. Este movimiento suave hace posible que una persona camine bien. Cuando tiene artritis en el pie, siente dolor y el movimiento se limita, de manera tal que no puede caminar bien.

Mejoramos sin dañar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s